Dieta Depurativa con Alcachofa

En este blog dedicado a una planta depurativa como es la alcachofa, hemos hablado muchas veces de la necesidad de una dieta para depurar que vaya allá de de una dieta para bajar de peso. Ya conocemos las propiedades de la alcachofa, además de ser una aliada perfecta en el combate del sobrepeso.

Pero en general una dieta depurativa detoxificante puede ser interesante no solo como comienzo de un control de peso, sino también para ayudar a nuestro cuerpo a recuperar su equilibrio en épocas en las que los excesos son la tendencia.

Dieta Depurativa con Alcachofa

Dietas Depurativas en Invierno

Y cuando se se aproximan las fechas de fiestas con todos los encuentros gastronómicos que podemos imaginar conviene tener en cuenta estas ayudas depurativas.

Las dietas detoxificantes siempre han estado ahí, generando a su paso detractores y partidarios casi a partes iguales. Algunos alaban las bondades que tiene para el organismo y para la mente depurar el cuerpo de toxinas. Otros, sin embargo, creen que este tipo de rituales no brindan el aporte adecuado de los principales nutrientes inmediatos. Pero lejos de recomendar ayunos estrictos, de lo que retrata es de hacer una dieta equilibrada y enriquecerla con algún suplemento que ayude a “eliminar” como la alcachofa. Como siempre proponemos desde aquí; lo importante es cambiar hábitos y seguir siempre una dieta equilibrada para luego no tener que recurrir a dietas más estrictas que son por supuesto más difíciles de seguir

Sea como fuere, la realidad es que los rituales detox, como también se les conoce, están de moda. También en invierno y en época de fiestas más. Siempre han existido pero ahora viven uno de sus momentos de gloria sobre todo gracias a los programas desintoxicantes a base de zumos que muchas famosas como Beyoncé o Jennifer Aniston dicen seguir. Si en verano los zumos depurativos eran lo más; ahora en invierno lo que apetece más son cremas de verduras con hortalizas como brócoli o calabacín.

En definitiva: aumentar el consumo de vegetales y frutas, y reducir el aporte de calorías procedentes de grasa o azúcares. Si además le sumamos el beneficio reconocido de las propiedades depurativas de la alcachofa; el seguir una dieta equilibrada nos permitirá dejar atrás todas las toxinas acumuladas por unos excesos de los que a veces es difícil escapar.

Ya sabéis: lo mejor huir de los excesos! Pero si en estos días nos surgen situaciones que nos lo impiden, al menos depurar nuestro cuerpo para que esos “de más”  no se queden instalados definitivamente!

Dieta depurativa en Verano

Es cierto, el verano es una estación propicia para cometer excesos: bajamos la guardia al relajar nuestras costumbres y si además estamos de vacaciones, el exceso de calorías está asegurado.

Para no encontrarnos con una sorpresa desagradable al volver a la rutina, me refiere a un sobrepeso no deseado; podemos intercalar entre una comida copiosa con exceso de grasa  y azúcares y otra, un día de dieta depurativa como puede serlo la dieta de la alcachofa. De esta manera cuando volvamos a la senda de la dieta equilibrada no tendremos que invertir tanto esfuerzo en adelgazar.

Os propongo una dieta depurativa sencilla para que además de controlar las calorías nos ayude a detoxificar los excesos que las comidas copiosas nos aportan:

DESAYUNO

  • Macedonia de frutas con 1 yogur 0%, 1 tostada de pan multicereales con 1 cucharada de miel y 4 nueces.

COMIDA

  • Verduras al vapor y 150 g de atún asado con frambuesas, mostaza, estragón y cebollino picados, ½ cebolla, 1 puerro y una cucharada de aceite de oliva.

CENA

  • Caldo de verduras hecho con 1 Kg. de puerros limpios y troceados y ½ Kg. de apio, cocerlos en 1 l de agua con un puñado de perejil. Colar el líquido. Además nos sirve para tomar entre horas.
  • Espárragos verdes. Quitar las partes duras de 5 espárragos trigueros y pasarlos por la plancha con ½ cucharada de aceite o bien al vapor. Servir con 1 tomate fresco cortado en trocitos y 1 huevo duro

Y como siempre acompañar de una cantidad de líquido adecuada que puede ser agua o infusión de té verde que además nos reforzara el poder antioxidante de esta dieta.

Que el final del verano solo nos apene porque se acaba el sol y no por los kilos de más!!!

Ya conocemos las propiedades depurativas de la alcachofa además de la ya conocida como aliada para combatir el sobrepeso. Pues, aunque no estemos a dieta, también nos podemos beneficiar de una dieta depurativa y os diré por qué.

Las funciones de una dieta depurativa son limpiar el organismo de toxinas y sustancias que entorpecen el buen funcionamiento del metabolismo. Las células de nuestro cuerpo generan sustancias de deshecho que se eliminan de forma natural, cuando no se eliminan al mismo ritmo que se producen, se acumulan, ralentizando así el metabolismo. Si el metabolismo no funciona correctamente podemos notar estreñimiento, retención de líquidos, hinchazón, dificultad para perder  peso si estamos haciendo una dieta, abotargamiento… Una dieta depurativa y drenante restablece el equilibrio de nuestro cuerpo y es más segura que un ayuno o dieta estricta y muy restrictiva.

Este abotargamiento del cuerpo es lo que podemos estar notando este mes de enero tras los excesos de la navidad. No descuidemos la salud y hagamos la dieta respetando unos principios básicos de nutrición con dieta equilibrada (cinco ingestas al día, aporte de todos los grupos de alimentos, beber cerca de 2 litros de agua, etc.).

Los pasos serían los siguientes:

  • Evitar o reducir al máximo todos los estimulantes: café, alcohol, tabaco, chocolate, etc.
  • Evitar grasa de origen animal: carne grasa, leche entera, nata, quesos curados, mantequilla, pastelería, embutidos; en general los alimentos que lleven grasa saturada (ver el etiquetado).
  • Evitar alimentos precocinados, enlatados.
  • Reducir los azúcares, sobre todo tomar hidratos de carbono integrales: los cereales mejor integrales igual que el pan, la pasta o los arroces.
  • Elegir alimentos con la menor cantidad posible de aditivos.
  • Destacar en nuestra dieta sobre todo los vegetales que apenas forman toxinas, y además tienen mucha agua.
  • Utilizar alguna planta depurativa o diurética que nos ayude con esta limpieza. Además de la conocida alcachofa, contamos con el boldo, el cardo mariano o la fumaria; cualquiera de ellas es desintoxicante y protectora del hígado. En nuestra farmacia nos podrán como tomarlas y cual es la más indicada en cada caso.

Ayuda a Detoxificar

Cuando hablamos de dieta depurativa nos referimos a aquella dieta que nos limpia el organismo de toxinas y sustancias que impiden el buen funcionamiento del metabolismo. El funcionamiento de nuestro cuerpo genera sustancias de deshecho que se eliminan de forma natural a través de distintas formas. Pero a veces ocurre que se forman más toxinas de las que se eliminan, es cuando se acumulan, ralentizando el metabolismo y haciéndolo menos eficaz.

Si el metabolismo no funciona correctamente podemos notar estreñimiento, retención de líquidos, dificultad para perder  peso si estamos haciendo una dieta… Una dieta depurativa y drenante restablece el equilibrio de nuestro cuerpo y es más segura que un ayuno o dieta estricta y muy restrictiva.

Una dieta depurativa podría ser un modelo de dieta mediterránea pero ligeramente baja en calorías y más rica en vegetales incluyendo zumos de frutas, hortalizas, legumbres, y acompañarlo de plantas medicinales con propiedades detoxificantes y diuréticas como la alcachofa. Sin ir más lejos la dieta de la alcachofa de la que hemos hablado tantas veces es una dieta depurativa pero como combina el té verde además ayuda a quemar grasa.

Para poder consumir las cinco raciones de fruta y verdura de manera sencilla se pueden intercalar a lo largo del día zumos naturales. Además nos proporcionarán otros beneficios no solo detoxificar y eliminar líquido. Por ejemplo si son ricos en betacaroteno nos ayudarán a  broncearnos, como la mezcla de naranja, papaya y mango; si tienen piña y melón serán más depurativos; si lo que buscas es que te den energía prueba a combinar kiwi, fresa y plátano. Todos ellos puedes aderezarlos con un poco de jengibre que te ayudará a digerir mejor y adornarlos con rodajas de la propia fruta o unas hojas de melisa.